Ley de Dependencia

Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia

¿Qué aporta?

En España los cambios demográficos y sociales están produciendo un incremento progresivo de la población en situación de dependencia. Nos encontramos con un importante crecimiento de la población de más de 65 años, que se ha duplicado de largo en los últimos cuarenta años (7,5 millones de personas según el Avance del Padrón a 1 de enero de 2007), con un aumento muy significativo de la población con edad superior a 80 años; a esta realidad debe añadirse la dependencia por razones de enfermedad y otras causas de discapacidad o limitación.

Hasta ahora han sido las familias las que tradicionalmente han asumido el cuidado de las personas en situación de dependencia.

Los cambios en el modelo de familia y la incorporación progresiva de la mujer al mercado de trabajo han introducido nuevos factores en esta situación.

La Ley de Dependencia configura el derecho a la atención de las personas en situación de dependencia como un nuevo derecho de ciudadanía, un derecho de acceso en igualdad a elementos esenciales para la vida autónoma de muchas personas, para su dignidad, un derecho de cuya directa significación para la vida de sus titulares es inherente a la dignidad de las personas y al libre desarrollo de la personalidad.

Toda la sociedad española ha ido poniendo uno tras otro los peldaños para alcanzar esta meta: los sindicatos y los empresarios, con el acuerdo que sirvió de base para elaborar la Ley y a los cuales se le deben las piezas claves del sistema; las organizaciones más representativas de las personas mayores y de las personas con discapacidad, que con paciencia y tesón han hecho ver la realidad a la que se enfrentan cada día las personas en situación de dependencia.

Prestaciones que otorga la Ley de Dependencia

Mas de dos millones de personas en situación de dependencia en España (el 4,35% de la población) y son los destinatarios de la Ley, que deberían ver fortalecida su autonomía personal y su capacidad de valerse por si mismos; con ellos son también destinatarios sus familias, las personas que están dedicando su vida a cuidar a los que lo necesitan.

Requisitos para solicitar Ley de la Dependencia

REQUISITOS PARA SOLICITAR LEY DE LA DEPENDENCIA

Según la Ley de Dependencia 39/2006, una persona está en situación de dependencia cuando necesita atención de terceras personas u otras ayudas para realizar tareas de la vida diaria, como las que se refieren al cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, etc.

Requisitos necesarios

Para poder solicitar poder beneficiarse de las coberturas que contempla la ley de dependencia, es necesario cumplir tres requisitos:

  • Tener nacionalidad española.
  • Residir en territorio español al menos cinco años antes de solicitar la ayuda.
  • Ser declarado dependiente por alguno de los órganos de las Comunidades Autónomas.

Pasos a seguir 

En primer lugar se debe presentar una solicitud de valoración de la dependencia en el Centro de Servicios Sociales de su población. El encargado de evaluar dichas solicitudes es el órgano de valoración de la dependencia, formado por profesionales sociales y sanitarios.

Una vez evaluada la persona dependiente, el órgano de valoración emitirá una resolución en la que constará el nivel y el grado de dependencia del solicitante así como los servicios y prestaciones que le corresponden.

¿Qué nivel de dependencia tiene una persona?

Para medir el nivel de dependencia de una persona se ha consultar un baremo ya publicado que mide la incapacidad o dificultad de la persona para realizar sus actividades de la vida diaria y el grado de ayuda que necesita para hacerlas. Estas actividades son:

  • Comer y beber
  • Regulación de la micción y la defecación
  • Lavarse
  • Otros cuidados personales
  • Vestirse
  • Mantenimiento de la salud
  • Transferencias corporales
  • Desplazarse dentro y fuera del hogar
  • Tomar decisiones

El baremo fija una puntuación máxima para cada una de las actividades. Cuanto mayor sea la puntuación obtenida en este baremo, mayor será el grado de dependencia obtenida.

El máximo que se puede obtener sumando todas las actividades, es de 100 puntos. 

Niveles de dependencia

Grados de dependencia

ribeteNiveles de dependencia establecidos por la ley

Para determinar el nivel de dependencia que tiene una persona, se contemplan tres grados,  según la autonomía que tenga la persona:

  • MODERADA: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria al menos una vez al día, o tiene necesidades de apoyo intermitente.
  • SEVERA: se establece este grado de dependencia cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades de la vida diaria, pero no requiere el apoyo constante de un cuidador.
  • GRAN DEPENDENCIA: es el mayor grado de dependencia, y se refiere a la situación en la que la persona necesita, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, el apoyo indispensable y continuo de otra persona.

El nivel de dependencia será revisable cuando haya mejoría o empeoramiento de la situación de dependencia, por error del diagnóstico o en la aplicación del baremo.

Prestaciones y Servicios que otorga la Ley de Dependencia

Prestaciones que otorga la Ley de Dependencia

Las prestaciones pueden ser servicios o prestaciones económicas. 

Las personas con dependencia que cumplan los requisitos de la ley 39/2006 podrán beneficiarse de alguna de estas prestaciones y/o servicios, dependiendo del grado:

  • Las Redes de Servicios Sociales de las Comunidades Autónomas ofrecerán una serie de servicios mediante centros públicos o privados concertados.
  • Si la atención mediante el servicio no fuera posible, la persona con dependencia podría recibir una prestación económica de carácter periódico. Esta prestación económica deberá estar destinada a la adquisición de un servicio necesario adecuado para las características de la persona beneficiaria.
  • Excepcionalmente se podrá percibir una prestación económica para ser atendido por cuidadores no profesionales, como podría ser el caso de los familiares.

Los SERVICIOS que contempla la ley son los siguientes:

  • Prevención de la dependencia.
  • Tele asistencia.
  • Ayuda en domicilio (atención a las necesidades del hogar y el de los cuidados personales de la persona dependiente)
  • Centro de Día y de Noche.
  • Atención Residencial, que incluye el servicio de residencias para personas mayores en situación de dependencia y centros de atención a personas en situación de dependencia.

En cuanto a las PRESTACIONES ECONÓMICAS:

  • Existe una prestación económica para los cuidados en el entorno familiar y el apoyo a los cuidadores no profesionales, que excepcionalmente recibirá el dependiente, en aquellos casos en que la persona dependiente sea atendida por su entorno familiar y se den unas condiciones adecuadas de habitabilidad y convivencia.
  • La prestación económica de asistencia personal, tiene como objetivo la contratación de una asistencia personal que facilite al beneficiario a una vida más autónoma en el ejercicio de las actividades básicas de la vida diaria.

Las prestaciones pueden modificarse o desaparecer si cambia la situación del solicitante, por modificación de la propia Ley o que el usuario incumplida sus obligaciones.

Tanto el Gobierno Central como las Comunidades Autónomas, están recortando sistemáticamente las aportaciones a la Ley de la Dependencia

Videos explicativos Ley de Dependencia

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CONSULTAR. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This