La importancia del psicólogo

Atención Psicológica, individual y grupal, a familiares de enfermos de Alzheimer y/o otras Demencias

Las Asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer son un recurso importante del que disponen las familias para dar respuesta a las múltiples y nuevas necesidades que irán surgiendo en el núcleo familiar.

Dentro de los servicios que oferta AFA San Paulino, el apoyo psicológico a grupos de familiares de enfermos de Alzheimer y/o otras demencias, ha sido uno de los pilares de las actividades y programas desarrollados en ella.

Se pretende cubrir las necesidades formativas y de apoyo importantes que presentan aquellos familiares-cuidadores que acaban de entrar en contacto con la Asociación, a través de la constitución de grupos dirigidos por un psicólogo y asesorados por un equipo multiprofesional (psicólogo, D.U.E. y trabajador social)

Con perspectivas de futuro se pretende que estos grupos psicoeducativos tengan una continuidad y lleguen a convertirse en grupos de ayuda mutua, en los que se ofrezca información, apoyo emocional, servicios y recursos. Estos grupos autogestionados, pueden llegar a ser un importante instrumento de acción y presión comunitario dentro de la Asociación.

Asimismo también se ofrece una atención más individualizada para los casos de familiares y/o cuidadores que así lo requieran.

Atención Psicológica

Es el orientador y consejero de la familia del enfermo, durante el largo proceso que puede suponer que algún mayor de la familia sufra de algún tipo de demencia.

Además realizará el seguimiento de la persona enferma durante el proceso de declive que supone este tipo de enfermedad, luchando por frenar o ralentizar el deterioro que produce en el paciente.

Talleres Psicoestimulación

El servicio de talleres de psicoestimulación pretende abordar directamente los efectos de las demencias en el cerebro de los pacientes. Dentro de las conocidas como terapias no farmacológicas, la psicoestimulación (bien de forma tradicional o a través de nuevas tecnologías) se ha mostrado como una de las mejoras formas de detener o ralentizar el deterioro cognitivo que provocan las demencias.

Coordinado y puesto en práctica por profesionales especializados, proporciona a los pacientes una rutina de trabajo que ejercita las capacidades conservadas o las que aun pueden entrenarse parcialmente. Los Talleres proporcionan a los enfermos no solo un beneficio a nivel de ejecución y autonomía, sino que repercuten a su vez en la autoestima y reconocimiento de sí mismos y su valor como personas.

El Psicólogo y el Cuidador Principal

Se pretende cubrir las necesidades formativas y de apoyo importantes que presentan aquellos familiares-cuidadores que acaban de entrar en contacto con la Asociación, a través de la constitución de grupos dirigidos por un psicólogo y asesorados por un equipo multi profesional (psicólogo, D.U.E. y trabajador social)

El Cuidador principal

Después del diagnóstico de una demencia o enfermedad de Alzheimer surge el Cuidador Principal.

Después del diagnóstico de una demencia o enfermedad de Alzheimer surge el Cuidador Principal. Con frecuencia esta figura es asumida por una mujer, aunque también otros cuidadores ó familiares le ayuden. Así que el cuidador principal:

  • Contrae una gran carga física y psíquica

  • Se responsabiliza de la vida del enfermo: medicación, higiene, cuidador, alimentación, etc.

  • Su vida personal se paraliza.

¿ Qué debe hacer el Cuidador ?

El cuidador principal

CONSIGO MISMO

  • Acceda a la información a través de profesionales y asociaciones de familiares, utilícelos y no se quede con dudas que le puedan inquietar.
  • Haga frente a los hechos. No se apegue a situaciones anteriores. Su vida será ahora diferente. Examine su actual situación, defina sus emociones y necesidades, así como sus recursos y opciones.
  • Sea sincero consigo mismo y con los demás, especialmente con los otros miembros de su familia.
  • Afronte sus temores. Plantee reuniones familiares periódicas.
  • Ponga a prueba las decisiones que en ellas se toman y revíselas cuando las situaciones cambien.
  • Reconozca sus límites y reparta las tareas
  • Utilice todo lo que favorezca su salud física y psíquica: Haga ejercicio, procure mantenerse en forma. Aliméntese sanamente, procure no tener sobrepeso.
  • Utilice técnicas de relajación y/o de control emocional
Contacte con otras personas que hayan vivido con un problema similar, son muchos los que han pasado o están pasando por esto.

CON SU ENTORNO

  • Contacte con otras personas que hayan vivido con un problema similar, son muchos los que han pasado o están pasando por esto.
  • Hablar con otras personas le ayudará y le permitirá aprender estrategias que otros han usado con éxito, así como combatir algunas de las emociones negativas que antes mencionamos, especialmente la sensación de aislamiento, la culpabilidad o la vergüenza.
  • No rechace la ayuda que le ofrezcan familiares, vecinos y/o amigos.
  • Agradezca y valore las aportaciones por pequeñas que sean, con eso cultivará y favorecerá que aumenten en el futuro, seguramente las irá necesitando.
  • Concrete al máximo sus peticiones de ayuda.
  • Estimule su sentido del humor. Relaciónese y haga amigos.
Asociación de Familiares de Alzheimer San Paulino _Barbate

CON EL ENFERMO

  • Trate en todo momento de conservar la serenidad y aprenda a atribuir y diferenciar lo que el enfermo era, de las manifestaciones de su enfermedad.
  • Lo que ahora le resulta extraño o desconocido en él, es debido a la enfermedad y no a su ser querido.
  • Sea un “buen actor” con el enfermo, favorezca la comunicación emocional positiva en cualquier fase de la enfermedad creando un ambiente agradable y tranquilizador.
  • Potencie la autoestima de su familiar creando escenarios en los que se pueda sentir útil.
  • No demuestre tener siempre la razón, la lógica de la demencia no es la que tenemos cuando disfrutamos de la salud.
  • A medida que la enfermedad avance, utilice más el lenguaje corporal (no verbal) que las palabras.
  • Permítale salidas airosas ante sus errores y no le evidencie sus pérdidas de memoria o de cualquier otra capacidad si no es estrictamente necesario.
El cuidador principal

TENGA SIEMPRE PRESENTE…

  • No se exija a sí mismo lo que otro no podría hacer.
  • No existe el cuidador perfecto, admita sus emociones, especialmente el cansancio y el mal humor como signos de alerta para modificar, en la manera de lo posible, su programación de actividades.
  • Concédase el derecho a cometer errores y a experimentar sentimientos negativos.
  • Planifique y programe sus actividades, tratando de mantener sus aficiones e intereses.
  • Utilice su agenda para hacer programaciones realistas que atiendan a sus prioridades, entendiendo como una de ellas su bienestar.
  • Anticípese en la medida de lo posible a problemas previsibles, especialmente en aspectos legales o jurídicos.
  • Mantenga una visión optimista del futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CONSULTAR. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This